Monitorizando la desinformación en España y Portugal

13 may. 2021

Un equipo de expertos de la Universidad de Navarra, en el que participa la experta del STI Charo Sádaba, liderará un observatorio sobre medios digitales en España y Portugal que monitorizará las amenazas de la desinformación.

Expertos STI

La Comisión Europea (CE) ha escogido a la Universidad de Navarra para liderar el observatorio IBERIFER, un consorcio de 23 instituciones españolas y portuguesas que investigará las características de los medios digitales de ambos países y estudiará casos de desinformación en la Península Ibérica. El proyecto cuenta con una subvención de 1,47 millones de euros de la Unión Europea y se suma a los otros siete ‘hubs’ regionales que formarán parte del European Digital Media Observatory de la CE.

“A raíz de la proliferación de bulos y noticias falsas alrededor de la pandemia, la CE dio un paso más firme por luchar contra la desinformación a través de la convocatoria de varios observatorios de ámbito territorial. Se es consciente de que muchas de estas campañas tienen ámbitos de actuación territorial específicos y por eso se ha promovido una estrategia de varios centros en toda Europa en lugar de un único centro para toda Europa”, ha indicado la experta del STI y decana de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, Charo Sádaba, que participará en el IBERIFER.

El observatorio estará dirigido por el catedrático de Periodismo de la Universidad de Navarra Ramón Salaverría y contará con cerca de 70 investigadores y expertos de España y Portugal, según ha indicado Salaverría a los medios de comunicación. El IBERIFER se centrará en cinco líneas de trabajo: investigará las características y tendencias de los medios digitales en España y Portugal; desarrollará tecnologías computacionales para la detección temprana de la desinformación; verificará y desmentirá desinformación; preparará informes estratégicos sobre amenazas de desinformación; y trabajará en iniciativas de alfabetización mediática para periodistas, jóvenes y la sociedad en su conjunto.

Es en esta última línea de trabajo, precisamente, en la que más se centrará Sádaba: “Una de las líneas de trabajo es la media Literacy, o competencia mediática: cómo trabajar para desarrollar en la ciudadanía un sentido crítico y responsable sobre lo que consumen a través de los medios. Nuestro trabajo será identificar buenas prácticas y proponer acciones, especialmente para públicos vulnerables como los menores o las personas mayores”, ha explicado al STI la experta.

Además de resultar de utilidad a otros académicos, profesionales de la comunicación y al público en general, el observatorio enviará informes sobre sus investigaciones a las autoridades competentes en España y Portugal y a la CE. “La desinformación genera incertidumbre, convicciones erróneas, pérdida de confianza en las instituciones y, a medio plazo, desafección. Todo esto tiene el riesgo adicional de pasar factura a la cohesión social y al propio valor que damos a las sociedades democráticas”, ha explicado Sádaba.

Además de la Universidad de Navarra, en España formarán parte de IBERIFER nueve universidades más, diversas agencias de noticias y fact-checkers, e instituciones tecnológicas como el Barcelona Supercomputing Center. Desde Portugal, se suman al proyecto la Universidade de Aveiro y el Instituto Universitário de Lisboa – ISCTE, además de verificadores, agencias y centros de investigación.

Los otros ‘hubs’ regionales aprobados por la Unión Europea son el Ireland Hub, de la Dublin City University (Irlanda); el EDMO BE/NL, de Stichting Nederlands Institute voor Beeld en Geluid (Holanda); el Central European Digital Media Observatory (CEDMO), de Univerzita Karlova (República Checa); el NORDIS, de Aarhus Universitet (Dinamarca); el Belgium-Luxembourg Research Hub on Digital Media and Disinformation (EDMO BELUCOX), de Vrije Universiteit Brussel (Bélgica); DE FACTO Observatory of Information, de la Fondation Nationale des Sciences Politiques (Francia); y el Italian Digital Media Observatory; de la Luiss Libera Università Internazionale degli Studi Sociali Guido Carli (Italia).

“Es evidente el daño que la desinformación puede causar no solo a la cohesión social, sino también a la confianza en las instituciones, y, por ende, a las propias democracias”, ha valorado Sádaba, “Los medios digitales están más expuestos a la influencia de la desinformación por su naturaleza digital, y por eso asegurar medidas que les permitan con más agilidad verificar información es vital para que sigan haciendo su trabajo. También la ciudadanía necesita herramientas que le ayuden a combatir este contenido online.