La benevolencia puede cambiar el mundo, afirman los estudiosos

12 jul. 2021

El cinismo puede estar muy extendido, pero hay formas más fructíferas de enmarcar los problemas, afirman los participantes en la Reunión de Expertos de STI "¿Puede la benevolencia cambiar el mundo?".

La benevolencia, entendida como la disposición a ayudar o hacer el bien a los demás, a menudo se pasa por alto como la motivación para comportarse desinteresadamente, y en ninguna parte más que en el entorno empresarial, donde se espera la búsqueda de beneficios. 

Sin embargo, comprender y practicar la benevolencia beneficia a todos, individuos, grupos y estructuras sociales como las empresas. STI organizó esta Reunión de Expertos para reunir a pensadores de los campos de la filosofía, la sociología, la psicología y la gestión para reflexionar sobre el concepto en cuatro áreas: Benevolencia, florecimiento humano y desarrollo social; Integrar la benevolencia en la economía y la gestión; Benevolencia, actividad empresarial y liderazgo; y Benevolencia entre culturas. 

A nivel individual, la benevolencia sirve para presentar un estilo de liderazgo caracterizado por una variedad de comportamientos basados en la bondad. Entre ellos se encuentran: la adopción de un enfoque humano; justicia y equidad; acomodar los problemas personales; tratar a los demás con respeto; cuidar y ser receptivo; comunicarse con un toque personal; compartir información de manera transparente; explicando lógicamente; escuchar atentamente y valorar las opiniones de los demás; asesoramiento y tutoría; y ser inclusivo como líder.

A nivel organizacional, la benevolencia puede informar la reflexión sobre el propósito mismo de la actividad empresarial, colocando a la persona en su centro. A nivel social, puede aclarar los motivos detrás de los programas de responsabilidad social corporativa. Más allá del interés propio, la benevolencia proporciona motivaciones más altruistas orientadas a la contribución de la empresa al bien común de la sociedad.

La discusión de las dos primeras áreas se llevó a cabo en línea el 1 de julio, y las otras dos áreas de debate se dejaron para una fecha posterior. El volumen publicado incluirá todos los trabajos, con un capítulo introductorio a cargo del director académico del proyecto, Joan Fontrodona.